12 meses 12 gracias

12 meses, 12 gracias. Abril: Al primer chico que me dijo algo bonito

Adolescencia, esa época de cambios. Del adiós a la infancia y del camino hacia la pubertad. Cuando te rebelas y quieres explotar, brillar.  Época donde todo es drama o todo es comedia. Esa época que te formas cómo persona, donde creas tu identidad y te sientes especial.

12 meses 12 gracias

En la infancia, yo fui la típica niña bruta y divertida. Las palabras fina o delicada estaban a años luz de mi carisma. Gordita (con cero complejos) y la más payasa del lugar. Esa era yo. Amiga de los niñas y de los niños por igual. Siempre animando la fiesta.

Nunca tuve novietes. Ni en la guardería (que yo recuerde) ni en EGB.

Yo era la amiga perfecta, pero no la niña bonita que suele gustar.

Era la que hacía reír, la que se apuntaba a las pequeñas gamberradas o se ofrecía para jugar a fútbol. Era la que hacía de cupido y asesora en esos primeros amores. Entregaba cartas en San Valentín. Me encantaba hacer de mensajera y asesora del amor. ¡Que tiempos!

Era Ana Maradona. Sin cartas de amor ni compañero de baile en las noches de discoteca en las colonias, pero feliz.

Entonces llegó la adolescencia y lo cambió todo…

Cambió mi físico, empecé a crearme como persona. Ahora si quería brillar y quería gustar de otra manera.

Por aquella época quería ser diferente a los demás. Me gustaba la música de los 60-70. Escuchaba mucha música, a todas horas. Vestía ropa de segunda mano con un estilo a veces grunge y a veces hippie. Solo me fijaba en los chicos inteligentes que les apasionaba la música como a mí.

Así que ya tenía 15 años y seguía sin saber lo que era gustar a un chico. Entonces empezó a desaparecer la Ana segura y libre de complejos. Empezó a aparecer la palabra inseguridad. Me preguntaba si ningún chico se iba a fijar en mi…

Por aquella época estaba colada por un compañero de clase, se sentaba delante mío. Era enigmático y de las personas más inteligentes que he conocido. Tocaba la guitarra en grupo de rock y sabía muchísimo de música. ¡Lo tenía todo para que me fijara en el! Fuimos muy amigos, pero el amor no fue correspondido. Así que yo seguía pensando que si a el no le gustaba, no le iba a gustar a nadie…

12 meses 12 gracias

Recuerdo que un día me lo encontré por la calle. Iba con su hermano mayor. También músico, era el cantante del grupo. Me lo presentó y hablamos un buen rato. Nos despedimos y me fuí a casa con la cara roja como un tomate y  el corazón a mil por hora.

Su hermano me daba mucho respeto, me sorprendió que me hablara y que fuera tan simpático y amable.

Al día siguiente me dijo al entrar a clase: A mi hermano le has caído muy bien. Me ha dicho que eres muy guapa y que tienes un brillo muy especial en los ojos. Esa frase se me quedó grabada. ¿Yo? ¿¿¿un brillo especial en los ojos??? No era nada, pero para mí fue mucho. Nunca ningún chico me había dedicado unas palabras bonitas.

A su hermano nunca le gusté, ni el a mí. Pero sin quererlo esas palabras significaron mucho para mi. Aumentaron mi autoestima en esa época tan difícil. Entonces empecé a creer que si podía gustar a algún chico. Al tipo de chicos que me gustaban. ¡Por supuesto así fue un tiempo después!

Vinieron más palabras bonitas, más brillo en los ojos y muchas sonrisas.

Pero las primeras palabras bonitas de un chico fueron del hermano del chico que me gustaba en el instituto. ¡Gracias Abel.C!

 

 

1Comentario
  • Chus
    Escrito el... 11:51h, 02 mayo Responder

    🙂 Yo tampoco era de novietes ni nada hasta que empezó a gustarme un chico del barrio (bajábamos a la calle a jugar unxs cuantxs en verano, estando de vacaciones, pero aquello no llegó a nada.

    No sé qué edad tendríamos… 15, 16…

    Fue el primero que me gustó de verdad, seguramente también porque me hacía algo de caso, cosa que no solía pasar.
    Yo estaba más por los estudios (responsable que era una, ya a esa edad), y por eso empecé a salir con chicos tardíiiiiismo. Ay… qué bonitos los amores adolescentes. Qué subidón cada vez que le veía….. 🙂 Y cómo van cambiando las cosas con el tiempo

Deja tu comentario