12 meses, 12 gracias. Febrero: Ángela M.

Hay gente que por donde pasa deja huella. Gente con estrella que brillan hasta en la oscuridad.

Este mes le quiero dar las gracias a Ángela M. Mi compañera de trabajo que hoy nos ha dicho adiós (os espero en Castellón!)

Ella ha sido mi ángel de la guarda estos últimos meses en el trabajo.

Mi tranquilidad. Mi hombro. Mi respaldo.

Donde yo no iba a llegar, sabía que iba a llegar ella.

Ángela llegó hace dos años de Castellón a mi tienda. La encontré cuando volví de mi baja maternal.

Sabía poco de ella, solo que había venido para trabajar para el gerente. El le pidió que viniera, la conocía de cuando trabajaban juntos en la tienda de Castellón.

Enseguida apareció la palabra mágica, enchufismo. Malditos prejuicios!

Pero solo hace falta trabajar unas horas con Ángela, para saber por qué mi gerente la contrató.

Conociéndola, quien no querría tenerla como empleada y compañera!

Siempre dispuesta a todo con una sonrisa y una energía arrolladora. Incluso en los peores momentos de su vida a estado aportando su grano de arena a esta empresa a veces tan impersonal y vacía.

¿Que sería de las grandes multinacionales sin empleados como Ángela? Estarían muertas…

Estos dos años nos ha abierto su mente, su corazón y nos ha tendido su mano para lo que necesitáramos.

Ha compartido con nosotros sus viajes, sus pensamientos, sus sueños, su vida, sus penas y sus alegrías.

Menos mal que hay gente como tú Ángela, ¡que alegría encontrarte por el camino!

Pues bien, hoy Ángela se ha despedido de nosotros y nos ha invitado a su casa de Castellón. ¡Nos lo ha repetido muchas veces para que no lo olvidemos!

Su corazón le pide mar, le pide sol, le pide raíces.

Se va a su “terreta” en busca de lo mejor para ella y los suyos.

Se vuelve a su “terreta” para seguir creciendo.

Se vuelve a su “terreta” en busca de un futuro mejor, y lo encontrará (¡lo creará!)

Se vuelve a su “terreta” con una parte de todos nosotros en su corazón.

Aquí estaremos para cuando quieras venir a vernos. Sabes que esta siempre será tu casa.

Aquí estaremos echándote de menos. Con la bandeja de entrada del Outlook llena de mails y diciendo: ” si estuviera aquí Ángela esto no pasaría!”

Saldremos de esta y sobreviviremos, siempre lo hacemos. Pero te echaremos mucho de menos…

Me anoto en mi agenda una visita a Castellón. Al rico solecito comeremos un arroz y pasaremos la tarde con las niñas en la playa.

¡Muchas gracias Ángela por darnos tanto! ¡¡¡Nos vemos pronto!!!

P.D: Te hicieron la carta de recomendación más triste de la historia. Te regalo este post para que lo lean todas las empresas que tengan la suerte de dar contigo.

Sí queréis conocerla, podéis leerla en su blog:

https://flymagnifly.wordpress.com/

 

 

 

1Comentario
  • andertau
    Escrito el... 18:36h, 24 febrero Responder

    Mucha suerte Ängela en esta nueva etapa!

Deja tu comentario