De viaje / 15.03.2018

Con la resaca del recién llegado de un viaje. Me siento llena de energía aunque tenga los gemelos cargados y los pies cansados. Con el cuerpo en Barcelona pero mi mente en Londres. Hoy quiero quedarme en este estado de melancolía del recién llegado. Revisando fotos y recuerdos mientras escucho a mi querido David Bowie. Mi primera vez en Londres, un fin de semana perfecto que no olvidaré jamás. Viajar, para mi, te abre la mente. Te ensancha el alma y te lleva a la máxima potencia los cinco sentidos. Cuando viajo...