Londres

Con la resaca del recién llegado de un viaje. Me siento llena de energía aunque tenga los gemelos cargados y los pies cansados. Con el cuerpo en Barcelona pero mi mente en Londres.

Hoy quiero quedarme en este estado de melancolía del recién llegado. Revisando fotos y recuerdos mientras escucho a mi querido David Bowie.

Mi primera vez en Londres, un fin de semana perfecto que no olvidaré jamás.

Viajar, para mi, te abre la mente. Te ensancha el alma y te lleva a la máxima potencia los cinco sentidos. Cuando viajo me gusta recorrer los barrios a pie, el transporte lo justo. Ser una observadora de la ciudad. Mirar balcones, la vida de la gente. Las caras y sus facciones. Los acentos y la manera de vestir. Los olores, los silencios y los ruidos de la ciudad. Su gastronomía, su historia, sus tradiciones. Todo es poco y nada es suficiente.

Sólo un fin de semana es muy poco tiempo para disfrutar de todos estos aspectos. Pero ha sido un fin de semana que ha dado para mucho.

He disfrutado de cada paso y cada segundo. Mi primera y tan deseada visita a la cuna del rock y capital de la multiculturalidad, ha sobrepasado mis expectativas.

Os voy a enseñar lo que mi retina a querido guardar en el recuerdo.

Mis paisajes preferidos

London Eye de noche, ya que fue lo primero que hicimos el viernes nada más llegar. Pasear bajo la lluvia y cruzarnos con los señores elegantes con gabardina fue de lo más auténtico.

paisaje Londres

Asomarme por la ventana nada más levantarme y ver las vistas de la ciudad desde el hotel fue el mejor de los paisajes. También dormir pocas horas pero seguidas, el mejor de los regalos.

paisajes Londres

Los parques

La tranquilidad y soledad del Green Park la mañana del sábado. Su verde sin fin y la majestuosidad de sus árboles. ¡Hubiera estado bien correr allí! Me contuve para no tirarme a dar vueltas por el césped. Si no hubiera estado tan mojado, lo habría hecho.

paisajes Londres

Hyde Park y su grandeza. La carrera Serpentine. El lago y los cisnes ¡más grandes que yo! Aquella señora japonesa que no paraba de hacer fotos a sus gemelas. Los caballos majestuosos que trotaban por el parque. También recuerdo el señor de 2 metros que no me atreví a fotografiar con su falda y todos los atuendos típicos escoceses.

La Arquitectura

Las casas estilo victoriano. El orden de sus calles y esa armonía que desprenden. El musgo que nace en los tejados y las plantas que crecen en las puertas o caen de las ventanas. Los ladrillos y las ventanas blancas. Contemplarlas durante nuestros largos paseos y preguntarnos  ¿Qué vida habrá ahí dentro? Fue de lo más entretenido.

Las puertas

¡¡¡Hubiera fotografiado todas!!! Os enseño las que más me gustaron. Si yo pudiera, pintaría la de mi casa rosa o azul turquesa. Lástima que no tengo casa ni tendría tanta clase como estas… ¡pero soñar es gratis!

La vida de los Barrios 

Nos hemos dejado muchos barrios por ver. Pero de lo que visitamos me quedo con estos cuatro: el Soho, el barrio Chino, Camden y Notting Hill.

El Soho, la calle Berwick y Oasis. Las tiendas de discos. Perdernos buscando vinilos y salir con la mejor compra del año. La comida en aquel restaurante italiano pequeñito. Encontrarnos artistas catalanes por el camino. Me hubiera quedado allí todo el día. De lo mejor del viaje sin duda.

¿Puede tener algo más encanto que el diminuto barrio Chino de Londres? Las tiendas, los restaurantes y sus farolillos rojos.  No es comparable con el de NY pero tiene mucho encanto. Pero me quedé sin comer pato laqueado ¡Dani, no te lo perdonaré jamás!

El sábado por la tarde nos topamos con el caos de Camden. ¡Había tantísima gente que hasta costaba caminar! Vimos de todo. Músicos de la calle peleándose por una esquina. Regateamos en los puestos de souvenirs. Mucho punk y algún mod. Puedo decir que en Camden vimos la señora con el look más gótico que he visto en mi vida.

Pero lo mejor de Camden fue sin lugar a dudas compartir cervezas con Miriam y su amiga Ester. ¡Bendita casualidad!

Notting Hill y el mercado de Portobello. Gastamos los últimos cartuchos que nos quedaban en este maravilloso barrio. Me quedé enamorada nada más llegar. Los puestos del Portobello Road Market y las casas de colores. No encontramos el hotel donde murió Hendrix ni la famosa librería de la película Notting Hill. Pero paseando felices salió el sol ¡sol en Londres! Fue el mejor cambio de planes del viaje. Decidimos en el último momento no ver el cambio de guardia por Notting Hill. Improvisar mereció la pena.

La comida

Hemos malcomido la mayoría de veces, pero es que Londres es muy caro. Pero no ha faltado probar lo más típico. Lo que cualquier guiri que se precie debe probar. Los English breakfast. Aquí seguramente no lo haría, pero allí fue la gasolina necesaria para nuestra pequeña maratón Londinense.

No te puedes ir de Londres sin comer Fish and Chips en un pub. Eso me lo había dicho todo el mundo. Pues con las maletas ya en mano, comimos tranquilos frente el hotel. En el pub St George de la calle Eccleston. Con sus camareros de toda la vida que eran encantadores. Ver como nos atendían mientras hablaban con los clientes habituales fue un regalo de autenticidad. No fue la comida más espectacular del mundo, pero con una Guiness  me supo a gloria.

La compañía 

48 horas, 2880 minutos y 87.092 pasos. Nunca fue pesado caminar durante horas. Hablamos (mucho) y compartimos silencios (no tantos). Dormimos del tirón, sueltos y abrazados. Las echamos de menos y las nombramos sin parar. Pero también supimos aprovechar el momento y disfrutamos de lo nuestro. Nos emborrachamos de cerveza y de ilusión. Todo se quedó en aquel fin de semana que estará en nuestro recuerdo siempre. De los mejores días de mi vida en la mejor compañía. ¡Gracias Londres!

 

4 Comentarios
  • Àngela
    Escrito el... 13:37h, 15 marzo Responder

    Anita, escrius tant i tant bé! A mi Londres mai m’ha fet especial il·lusió, però m’has deixat en unes ganes enormes de passar-hi uns dies!

    • Ana
      Escrito el... 15:26h, 15 marzo Responder

      Àngela te lo recomiendo! Aún no he hablado con nadie que haya ido a Londres y no le haya gustado. Seguro que te encantaría! 😉

      • Àngela
        Escrito el... 16:56h, 15 marzo Responder

        Haurem de buscar dies pos… i estalviar! 😛

        • Ana
          Escrito el... 18:42h, 15 marzo Responder

          Si! Sobretodo lo segundo

Deja tu comentario